El Sabueso de los Baskerville
Sir Arthur Conan Doyle

 

Sinopsis de la obra

El sabueso de los Baskerville, a mitad de camino entre el relato de misterio y el cuento de terror, géneros en los que Conan Doyle dio repetidas pruebas de maestría.
La obra, que fue llevada numerosas veces tanto al cine como a la televisión, enfrenta al detective de Baker Street con el reto de resolver un enigmático crimen relacionado con el espectro de un perro diabólico y sobrenatural, instrumento de la maldición que pesa sobre una noble familia durante más de doscientos años.
El legendario Sherlock Holmes y su fiel asistente Watson se ven trasladados a los inhóspitos y desolados páramos de la región de Dartmoor, donde se enfrentan a los aullidos del infernal sabueso en pos de esclarecer el difícil caso de los extraños homicidios en la familia Baskerville. 

 
Biografía del autor

Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930). Escritor y médico británico, nació el 22 de mayo de 1859 en Edimburgo. Estudió en Stonyhurts antes de ingresar en la Universidad de Edim­burgo. Viajó como médico naval por los mares árti­cos. Entre 1882 y 1890 trabajó como médico en Southsea (Inglaterra).
"Estudio en escarlata" es el primero de los 68 relatos en los que aparece la figura de Sherlock Holmes, publicado en 1887. Se basó en un profesor que conoció en la universidad para crear al personaje de ingeniosa habilidad para el razonamiento deductivo. Acompañan a Holmes su bondadoso amigo, el doctor Watson, que es el narrador de los cuentos, y el archicriminal profesor Moriarty.

 Abandonó la práctica de la medicina y se dedicó a escribir. Los mejores relatos de Holmes son: "El signo de los cuatro" (1890), "Las aventuras de Sherlock Holmes" (1892), "El sabueso de Baskerville" (1902), con los cuales se hizo mundialmente famoso. Gracias a su versatilidad literaria también tuvo éxito con sus novelas históricas, como "Micah Clarke" (1888), "La compañía blanca" (1890), "Rodney Stone" (1896) y "Sir Nigel" (1906), así como con su obra de teatro "Historia de Waterloo" (1894).
Durante la guerra de los Bóers fue médico militar y a su regreso a Inglaterra escribió "La guerra de los Bóers" (1900) y "La guerra en Suráfrica" (1902). Por estas obras recibió el título de Sir en 1902. Durante la I Guerra Mundial escribió "La campaña británica en Francia" y "Flandes" (1916-1920). La muerte en la guerra de su hijo lo convirtió en defensor del espiritismo, dedicándose a dar conferencias y a escribir ampliamente sobre el tema. Su autobiografía, "Memorias y aventuras", se publicó en 1924. Falleció el 7 de julio de 1930 en Crowborough (Sussex).